SAL Y AZÚCAR

por ENFÁTIKA - 02/12/2015
Polos opuestos que se atraen en una atractiva antítesis en la que el juego de contrastes de color y el contundente uso tipográfico hace de ellas piezas de un minimalismo absoluto donde menos es más. Este dúo de envases es como el yin y el yang, el blanco y el negro, el azúcar y la sal. El cliente siente la necesidad de adquirir ambos productos, ya que los entiende como un conjunto inseparable.
Galería: Packaging



No te quedes fuera. Suscríbete a nuestro newsletter para recibir avisos sobre las nuevas ediciones de los premios y novedades.